Plasma rico en plaquetas en traumatología

El principal objetivo de la medicina siempre ha sido encontrar la mejor solución a las diferentes patologías que manifiestan los pacientes. Analizando todos los síntomas, se busca una alternativa que no afecte al paciente y que erradique el dolor. Los tratamientos para traumatología han avanzado mucho en los últimos años. Se han desarrollado soluciones novedosas que en muchas ocasiones, sustituyen a un procedimiento quirúrgico.

Entre la población de mediana edad, es muy común el desarrollo de enfermedades tendinosas. Esto se debe al desgaste de las articulaciones. Viene derivado por lesiones, trabajos que conllevan movimientos repetitivos, determinados hábitos de vida o factores biológicos.

Entre los tratamientos que se utilizan en traumatología para calmar el dolor y mejorar la calidad de vida del paciente, se han producido múltiples avances. Se utilizan el uso de fármacos, tratamientos ricos en factores de crecimiento y en ocasiones, cuando es irreversible, cirugía ortopédica.

traumatología

¿Cómo se utiliza el plasma rico en plaquetas en traumatología?

La sangre está formada por un tipo de células denominadas plaquetas. La principal característica es su alta concentración de propiedades anti-inflamatorias y factores de crecimiento.

En primer lugar se extrae la sangre del propio paciente y se separa. Depositándola en una incubadora el tiempo estimado, los glóbulos blancos se estimulan. Realizando un proceso de centrifugado, nos proporciona como resultado una tipología de suero sin células. Se caracteriza por su alto contenido en factores de crecimiento.

Así se obtiene el plasma rico en plaquetas, que se inyecta en los puntos de inflamación del paciente. Este tratamiento, con suero autólogo condicionado para traumatología, consta de unas 4 a 6 inyecciones. Es así como se lleva a cabo la terapia Orthokine.

¿Qué beneficios tiene?

Es muy beneficioso en casos de artrosis avanzados. Mejora la calidad de vida del paciente y puede llegar a retrasar el implante de una prótesis durante varios años.

Además de reducir el dolor, no tiene efectos secundarios ya que se trata de una terapia desarrollada con la sangre del propio paciente. Puede combinarse con otras tipologías de terapias. Los efectos pueden comenzar a percibirse en un horizonte de tan solo seis semanas.

Si quieres consultar más información sobre Orthokine, no dejes de visitar esta página donde resolvemos tus dudas sobre el suero autólogo condicionado.